Cultura de Paz y Mediación de José Benito Pérez Sauceda

Cultura de Paz y Mediación de José Benito Pérez Sauceda
Pídelo al 01 81 2115 0135

La Mediación aterriza en el aula

Este sistema previene y soluciona en gran medida los problemas que se dan en clase
Cansado de expulsar durante tres días a los alumnos más conflictivos de su centro, Carlos Moreno, director del colegio concertado San Viator (Madrid), decidió poner en práctica la mediación en sus aulas. «Veíamos que la sanción por sí sola no funcionaba, y que encima los problemas no solo no se solucionaban, sino que se enquistaban. Por este motivo decidimos pasar de un modelo sancionador o punitivo, a un modelo integrado de convivencia, basado en la resolución y prevención de conflictos en el origen, siempre mediante el diálogo», remarca.
Para ello, la dirección del colegio miró hacia centros como el IES Pradolongo que, con sus casi 20 años de práctica, se ha convertido en precursor de la mediación escolar en España. Después, pidieron a tres de sus profesores (Enrique Jiménez, José Antonio Pardo y Raúl Aguayo) que realizaran un curso sobre Experto universitario en Mediación y resolución de conflictos en el ámbito escolar. Una vez formados, el equipo empezó a organizar y aplicar los dos proyectos que, según ellos, han cambiado de forma notable la convivencia en esta escuela: El programa «Alumnos ayudantes» (AA) y el de «Mediación escolar» (ME), que conforman lo que ellos llaman EMTC (Equipo de Mediación y Tratamiento del Conflicto). «El apoyo que recibimos por parte del resto de profesores es excepcional, por lo que nuestra experiencia y el proyecto se enriquecen cada curso», cuenta la coordinadora del programa, Inmaculada de Miguel.
Perfil del alumno ayudante (AA)
La elección de alumnos mediadores es vital, y la realizan los propios compañeros de clase. En San Viator realizan una tutoría donde los estudiantes son informados de las características que debe tener un buen perfil AA. «Un estudiante mediador no es un chivato, ni un pelota —remarca De Miguel—, es un chico con unas características muy bien definidas. Tienen que ser capaces de aprender a escuchar de una forma activa, de poner en práctica una comunicación verbal y no verbal y, sobre todo, de resolver los conflictos que detecten entre sus compañeros».
Cuando los alumnos tienen una idea más amplia, se les realiza una segunda tutoría, donde ellos mismos eligen al compañero que consideran más apropiado. «El voto es secreto, la participación voluntaria...», remarca el profesor Enrique Jiménez. El siguiente paso es la información a los padres, a los que se les solicita la autorización para realizar la formación específica con los chicos seleccionados», explica la coordinadora del programa.
Dicha formación se realiza durante dos días. «El primero hacen actividades deportivas multiaventura con el objetivo de crear grupo, de convivir... y se trabaja la escucha activa. Durante el segundo día se realiza una formación más teórica, más amplia, sobre comunicación, habilidades sociales, tipos de conflicto...», afirma De Miguel. «Les enseñamos a realizar una premediación, a presentar las reglas del juego, a decir "cuéntame", a aclarar el problema, a proponer soluciones y a llegar a acuerdos, e incluso, a llevar a cabo una evaluación posterior de lo sucedido».
Casos tratados desde el anonimato
La última fase es la que en San Viator denominan «Observatorio por la Convivencia». En ella, una vez formados, los alumnos empiezan a aplicar lo aprendido en las distintas situaciones que detectan en sus clases. «Una vez cada quince días o una semana nos reunimos todos y los chicos nos informan, buscan consejo, o derivan el conflicto si este supera sus capacidades», explica el profesor Enrique Jiménez.
La mediación, en realidad, no solo sirve para detectar o resolver posibles conflictos. «También es muy útil a la hora de animar a los compañeros ante las dificultades, de acoger a los nuevos en clase o de acompañar a los que se sienten solos», añade una alumna mediadora Paula Navarro, de 15 años. Ella es AA desde hace cuatro. «Mis compañeros suelen confiar en mi, me cuentan sus problemas, y me gusta ayudarles a que se haga justicia», asegura. Esta estudiante asegura que la mayoría de los problemas que observa en su clase no llegan a oídos de los profesores. «No hace falta. Lo resolvemos entre nosotros. Si vemos que entre el equipo de mediación, que en este caso está formado por tres chicas, no podemos dar una salida, entonces les pedimos ayuda, siempre sin citar nombres», comenta.
Minoritario en España
Es verdad, concluye Jesús Pérez, director del IE Pradolongo, que la mediación escolar es una práctica todavía minoritaria en España, «pero por fortuna se va extendiendo». En lo que respecta al equipo directivo de San Viator, cuatro años después se muestra muy satisfecho respecto a los resultados. Tanto, que lo han compartido con otros colegios extranjeros a través del programa Unión Europea Erasmus+ (Key action 2). «Entendemos que en pocos sitios se enseña a los alumnos españoles a dialogar, empatizar, o buscar formas de resolución de conflicto pacíficas. Por eso insistimos en la importancia de pasar de una mediación informal, que es la que normalmente realizan los profesores en los colegios, a introducir dentro de los Planes de Convivencia de cada centro un Proyecto de Mediación formal», diferencia Moreno.
Carlota Fominaya. Abc.es. Madrid, España. 08/04/15

Mediación Monterrey

Mediación Monterrey

Mediación Monterrey. Por una regia y pacífica solución. Creador/Coordinador: José Benito Pérez Sauceda. Mediación Monterrey desde 2008.

Métodos Alternos de Solución de Conflictos de José Benito Pérez Sauceda

Métodos Alternos de Solución de Conflictos de José Benito Pérez Sauceda
Métodos Alternos de Solución de Conflictos: Justicia Alternativa y Restaurativa para una Cultura de Paz por José Benito Pérez Sauceda