¿TE GUSTARÍA COLABORAR EN MEDIACIÓN MONTERREY?

¿TE GUSTARÍA COLABORAR EN MEDIACIÓN MONTERREY?
SI TE INTERESA COMUNÍCATE A josebenitoperezsauceda@hotmail.com

1121. ¿Qué es la Mediación?

Opinión Invitada
¿Qué es la Mediación?
Franco Conforti
Advertencia: El presente artículo no está pensado para profesionales del ámbito de la resolución de conflictos ni para mediadores de conflictos, sino que está escrito pensando en personas que, independientemente de su nivel académico, no han tenido oportunidad de conocer la mediación como proceso, sus características y posibilidades.
Que los hechos hablan más que mil palabras no es mentira y que la forma en que resolvemos nuestros problemas habla de nosotros mismos, tampoco lo es.
Los métodos tradicionales para resolver un problema han sido la violencia y la justicia.
Va de suyo que no compartimos en absoluto el uso de la violencia bajo ninguna de sus formas y bajo ningún concepto como medio para resolver un problema o conflicto.
Y en cuanto a la justicia, casi siempre, los juicios se alargan interminablemente, lo cual resulta muy costoso y en ocasiones desalentador para reclamar una solución a cuestiones que parecieran no tener la importancia o urgencia que tienen para quien lo sufre.
¿Entonces, cómo resolvemos un problema o conflicto? ¿Qué vías o herramientas tenemos a mano?
Desde hace ya más de tres décadas se vienen desarrollando los llamados Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos; y, la estrella de estos métodos es sin lugar a dudas,“la Mediación”.
¿Pero, qué es exactamente La Mediación? ¿Qué es un Mediador? ¿A qué conflictos o problemas se aplica una Mediación? ¿Cómo se hace una Mediación?
Son todos interrogantes que pretendo responder aquí y ahora.
Veamos: La Mediación es un encuentro de tres partes, el mediador, el requirente (solicitante) y el requerido (la otra parte) que trabajan conjuntamente para resolver un problema.
Sus características principales son:
a) La voluntariedad. Vale decir que nadie está obligado a asistir a una mediación y, aunque iniciada, puede interrumpirse o suspenderse cuando alguna de las partes así lo solicite. En este sentido la continuación del procedimiento depende de que las partes sigan sesión tras sesión, aceptándolo.
b) Se dice que es una negociación cooperativa asistida por el mediador como tercero neutral que no tiene poder decisorio. Su fundamento base es el beneficio mutuo de las partes en conflicto.
c) Reduce las incertidumbres ya que permite a las partes involucradas crear las soluciones que necesitan, respetando siempre sus intereses individuales. No hay acuerdos impuestos.
d) Las sesiones de trabajo son informales y flexibles, respetando una estructura y reglas de trabajo explicadas por el mediador al iniciar la mediación.
e) Es confidencial y reservado, fomentando así la franqueza y el dialogo abierto.
f) Es rápido, económico y los acuerdos a los que se lleguen siempre que las partes los acepten voluntariamente, son válidos como cualquier contrato.
La experiencia de la mediación demuestra que tiene un alto índice de éxito, en parte gracias a su carácter voluntario.
Aún no llegando a formalizar ningún acuerdo, seguramente las partes salen “ganando” porque se van con la “visión” de lo que el otro piensa y dice; podrán comprender mejor el problema que los une y así lograrán circunscribir el problema a su verdadera dimensión.
La Mediación supone pocos riesgos, las partes siempre tienen el control de la misma y el compromiso que asumen al iniciar la mediación es revocable, es decir pueden cambiar de opinión en cualquier momento que lo necesiten o estimen conveniente.
El Mediador
Muchas veces utilizamos la palabra mediar como sinónimo de “ponerse en medio”, así como cuando dos personas discuten y otra intenta separarlos y calmar los ánimos.
Si bien en parte es correcto, no menos cierto es que ese hecho no convierte a nuestro protagonista y buen samaritano en un profesional de la mediación de conflictos.
Un mediador profesional es alguien que ha estudiado, se ha formado y capacitado para cumplir esta tarea.
Un mediador profesional sabe que debe:
• No tener intereses personales en los temas a tratar.
• No verse afectado por la disputa.
• Ser alguien aceptado por las partes en disputa para cumplir ese rol.
• Tener capacidad de autocontrol.
• Tener capacidad de escucha y concreción.
• Saber cómo obtener información sobre determinados aspectos
• Tener capacidad de empatizar.
• Conocer y saber emplear distintas técnicas y herramientas que ayuden a las partes a llegar a un acuerdo.
A veces los diarios y las noticias confunden al mediador con otros profesionales, un mediador profesional no es:
• Un emisario: no es su labor transmitir mensajes entre individuos incapaces de comunicarse.
• Un investigador privado: no trabaja para ninguna de las partes, ni es su misión construir un caso contra el otro.
• Un abogado: su objetivo es la neutralidad, no defender la postura de nadie.
• Un psicólogo: su objetivo es el trabajo en problemas inter-relacionales, no intrapersonales.
• Un orientador, interventor, facilitador o un trabajador social: su objetivo es ayudar a la gente a entenderse, no proporcionales una solución a sus problemas.
¿Qué hace y cómo trabaja un mediador?
Su objetivo es articular o disponer distintas ayudas para facilitar el diálogo y el entendimiento, para que las partes puedan:
• Descubrir y corregir sus problemas de comunicación y así mejorar su relación personal, de modo tal que les permita vivir de forma más satisfactoria y solidaria,
• Empatizar y comprender el problema en todos sus aspectos y reflexionar de forma crítica,
• Actuar de forma eficaz (cooperativa) a fin de resolver el problema,
• Una de las tareas del Mediador, es lograr que la gente se “de cuenta”de lo que no “ve” y que a partir de esos descubrimientos comprendan que hay diferentes puntos de vista sobre una misma situación.
• El primer elemento será que las partes logren reconocer que tienen un punto de vista propio y que existen otros; cada parte deberá señalar de dónde procede su punto de vista “Es lo que creo dice la ley” “Es lo que establece la costumbre” puede ser un comienzo.
• Intentar que las partes dejen de lado la “carga emocional” y utilicen un lenguaje neutral, las afirmaciones expresadas en un lenguaje neutral están más cerca de ser objetivamente ciertas y nos acercan mucho a pequeños acuerdos.
• Valorará (utilizando distintas técnicas) todo lo “bueno” que surge por ejemplo de la unión y convivencia de años de matrimonio.
• Superar naturalmente (rápida y no traumática) los obstáculos al ceñirse a los hechos y reencuadrando las distintas situaciones.
• Intentar introducir y enseñar a las partes a interactuar de una forma distinta a como venían haciéndolo hasta ese momento.
• Enseñarse a separar a la persona del problema.
• Enseñarles a las partes a no atacarse, a escucharse y a dialogar constructivamente, respetando a la otra parte.
• Mostrar a las partes que darle una oportunidad al debate puede ser constructivo y valioso para ellos mismos. Que vean por sí mismos cómo la cortesía y el respeto son muy efectivos a la hora de trabajar incluso con quién no parezca razonar. Un conflicto es una excelente oportunidad para construir algo provechoso para ellos mismos, si trabajan con ese fin, si la gente quiere que así sea.
¿A qué conflictos se aplica la mediación?
La mediación se aplica a problemas que van desde los vecinales, los laborales, comerciales, educativos, familiares y hasta penales.
Sin embargo la mediación no es un procedimiento adecuado para la solución de todo tipo de conflictos. Así, es desaconsejable en casos de:
• Delitos dolosos y/o deliberados o de mala fe,
• Cuando una de las partes no muestre interés real en buscar una solución al problema en mediación o boicotea la mediación.
• Si es necesario para alguna de las partes sentar un precedente legal.
• Si alguna de las partes necesita probar la verdad de los hechos.
Como ya hemos dicho, el objetivo de la mediación es devolver a las partes el protagonismo perdido para que sean ellos mismos quienes encuentren las soluciones que les permitan cumplir con sus roles de padres, hermanos, etc., más allá de la ruptura o separación de la pareja, por ejemplo.
Debemos evitar confundir por ejemplo a la mediación familiar con la terapia, en mediación no pretendemos conocer los motivos ni establecer pautas para retroceder la situación a un estadio anterior al conflicto, no buscamos la reconciliación de la pareja; buscamos que la separación se produzca de la forma más adecuada a las necesidades familiares y que les permita a las partes mantener una buena relación en el futuro, pues en muchos casos a pesar de romperse la pareja no dejaran de ser padres.
Se trata de alcanzar un acuerdo que satisfaga a todos por igual y que sea adecuado para regular la vida familiar a partir de la separación y de cara al futuro; y no cualquier acuerdo fruto de la necesidad, la culpabilidad o la debilidad anímica de una de las partes.
Los mediadores provienen de otras ramas profesionales una buena parte son abogados o psicólogos, sin embargo hay que destacar que tienen prohibido aconsejar o asesorar a las partes en una mediación aunque tengan los conocimientos para ello. El mediador es el garante del equilibrio de poderes entre las partes, lo que les permitirá hablar en igualdad de condiciones, tengan la edad, estatus social o nivel laboral que tengan.
De ahí la importancia para las partes de contar con su abogado de confianza si así lo consideran oportuno, ya que los acuerdos deben pertenecer al mundo real y ser establecidos en un marco legal, es decir bajo el paraguas de la ley.
La mediación puede desarrollarse antes, durante o después de un proceso judicial, debe quedar claro que son procesos totalmente independientes.
Es muy difícil que una sentencia judicial satisfaga a ambas partes, mientras que el acuerdo de una mediación al ser el resultado del trabajo conjunto de las partes supone una mayor responsabilidad y a la vez una mayor garantía de cumplimiento del acuerdo.
En cualquier caso y más allá del resultado final de la mediación, las partes habrán recuperado algunas capacidades y aprendido otras.
Citas1. El presente artículo ha sido revisado y corregido por Verónica Pomares García el 11/05/2012.
Franco Conforti. Licenciado en Derecho, Doctorando en Ciencias Sociales certificado con Suficiencia Investigadora (Diploma de Estudios Avanzados) en la Universidad de Castilla La Mancha. Master en Mediación y especialista en Conflictos Organizacionales por la Florida Internacional University de Miami. Panelista en Resolución de Conflictos de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI-WIPO). Arbitro en la Asociación Gallega de Arbitraje, Mediación y Equidad de La Coruña y de la Defensoria del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires. Director General de la Asesoría y Consultora en Gestión de Conflictos Acuerdo Justo®, y como tal Dirige la Revista e-Mediacion y el portal de Mediación Electrónica Mediar On Line. Actualmente es Profesor de Negociación en las Universidades de Castilla La Mancha y Oberta de Cataluña, y Director del Servicio de Mediación Social Comunitaria del Ayto de Alicante. Autor de libros y artículos relacionados con la comunicación, el diálogo y el liderazgo publicados en España, Argentina, Chile, Paraguay, Brasil, Portugal y USA.

No hay comentarios:

Revista Conexión Social

Universidad Autónoma de Zacatecas presenta: Panel del Día Internacional de la Paz

Mediación. Temas selectos

Cultura de Paz y Mediación

Mediación Monterrey

Mediación Monterrey

Mediación Monterrey. Por una regia y pacífica solución. Creador/Coordinador: José Benito Pérez Sauceda. Mediación Monterrey desde 2008.

Mediación Monterrey Blogger, Facebook y Twitter

Mediación Monterrey Facebook y Twitter

Mediación Monterrey Facebook y Twitter
Mediación Monterrey Twitter: https://twitter.com/MediacionMty y Mediación Monterrey Facebook: https://www.facebook.com/mediacion.monterrey

Participa en la sección "Opinión"

Mediación -Temas Selectos-

Negociación

Cultura de Paz y Mediación

Métodos Alternos de Solución de Conflictos de José Benito Pérez Sauceda

Métodos Alternos de Solución de Conflictos de José Benito Pérez Sauceda
Métodos Alternos de Solución de Conflictos: Justicia Alternativa y Restaurativa para una Cultura de Paz por José Benito Pérez Sauceda

Mediación Monterrey

Mediación Monterrey