Cultura de Paz y Mediación de José Benito Pérez Sauceda

Cultura de Paz y Mediación de José Benito Pérez Sauceda
Pídelo al 01 81 2115 0135

1419. “La Mediación devuelve a los ciudadanos la posibilidad de gestionar sus conflictos”

Aunque es consciente del profundo desconocimiento que todavía existe sobre la materia, Ortuño se muestra optimista en cuanto al avance de este método alternativo de resolución de conflictos y cree que la gestión del nuevo ministro de Justicia irá por el buen camino.
Pascual Ortuño es un entusiasta de la mediación. Magistrado de la sección 12ª de la Audiencia de Barcelona y fundador de la sección española del Grupo Europeo de Magistrados por la Mediación, acumula una extensa carrera relacionada con este método alternativo a la vía judicial de resolución de conflictos.
Aunque es consciente del profundo desconocimiento que todavía existe sobre la materia, Ortuño es optimista en cuanto al avance de este sistema, así como confía en que la gestión del nuevo ministro de Justicia irá por el buen camino a base de “trabajar con consenso, sentarse en la mesa y buscar soluciones”.
Al margen de su actividad como magistrado, Ortuño también dedica gran parte de su tiempo a divulgar conocimientos sobre este método. El próximo 10 de octubre lo hará en Maliaño (Cantabria), donde tendrá lugar la II Jornada Solidaria de Mediación, organizada por la Asociación de Mediación de Cantabria (AMECAN). Allí, el magistrado dará una ponencia sobre el impulso de la mediación desde los tribunales de justicia.
¿Qué nos puede avanzar sobre su intervención?
Voy a centrar la ponencia en el papel que tienen los tribunales para que la mediación, como sistema alternativo a la vía de confrontación judicial, pueda ir avanzando. Parece una contradicción que desde el sistema judicial demos el mensaje a la ciudadanía de que hay otros caminos para la satisfacción de los derechos, diferentes a la vía contenciosa, pero no lo es.
Lo que ocurre es que vivimos en una sociedad en la que, por una serie de razones históricas, ha habido un incremento de la litigiosidad hasta el punto de que los tribunales no pueden prestar el servicio que la sociedad necesita. Es como si todos los enfermos quisieran ir al hospital a que los operaran y des del hospital adoptaran una serie de medidas para decirles que hay otras medidas menos agresivas que el quirófano y que además pueden ser muchos más eficaces.
A pesar de lo que comenta, hay muchas instituciones dedicadas a la mediación y profesionales acreditados pero da la sensación que los clientes no son suficientes para tanta oferta. ¿Cree que ha llegado ese auge de la mediación del que tanto se hablaba?
Creo que no hay una efectiva demanda porque tampoco hay servicios de mediación prestigiados que ofrezcan estas posibilidades. Sobre todo, porque no se conocen. La formulación de esta metodología es relativamente nueva, y en consecuencia, tiene que competir con unas formas de entender los conflictos, participar y actuar en ellos, que ya está muy consolidada. Se ha dado el mensaje a los ciudadanos de que el sistema de justicia consiste en que, cuando un ciudadano tiene un problema, puede ir a un tribunal y el juez le va a dar una solución pero ese sistema es propio de sociedades autoritarias. Y la mediación es lo contrario. Lo que pretende es devolver a los ciudadanos la posibilidad de gestionar los conflictos.
¿Por qué no está teniendo el desarrollo esperado?
Simplemente por el desconocimiento por parte de los ciudadanos, de quienes tienen como función profesional primordial la gestión de los conflictos, que son los abogados y porque no hay instituciones de mediación que estén consolidadas y prestigiadas.
En cuanto a los ciudadanos, porque se prefiere quitarse responsabilidades de encima y que sean otros los que los gestionen. En cuanto a los abogados, porque en las facultades de derecho no se ha estudiado medios alternativos ni técnicas de negociación hasta hace muy poco tiempo. Las herramientas de negociación que tienen incorporadas los abogados siempre van dirigidas a que el otro se rinda. Estamos dispuestos a hacer a algún tipo de concesión pero eso no es lo que preconiza la mediación. Lo que preconiza es precisamente trabajar los conflictos con las personas que están en ellos para buscar una solución donde no haya ningún vencedor ni ningún vencido sino que las dos partes puedan buscar una salida que sea efectiva y favorable.
La última cuestión es que no hay instituciones de mediación. Es cierto que en los últimos años ha habido bastantes personas que han hecho cursos de mediación. Pero la mediación no es solamente un conjunto de conocimientos teóricos o un conjunto de fórmulas, normas, pautas y paradigmas de actuación. Sobre todo, es una práctica. Es igual que si nosotros queremos hacer una liga de fútbol. Podemos estudiar las reglas del fútbol, pero si no tenemos una cancha donde jugar, sabemos que faltará la práctica. La mayor parte de las personas que, con un esfuerzo tremendo, han querido formarse en mediación, han recibido una formación eminentemente teórica porque al no haber mediaciones no han hecho prácticas. Es la pescadilla que se muerde la cola. Al no haber práctica, no hay mediadores excelentes. Y al no haber mediadores excelentes, no están prestigiadas las instituciones socialmente. De lo que se trata es de buscar las fórmulas para derivar algunos casos a la mediación y supervisar el proceso para que las mediaciones se hagan bien hechas y podamos ir avanzando poco a poco.
¿Considera que debería obligarse mediar en algunos casos, como ocurre en otros países?
Las medidas obligatorias de acudir a un método como la mediación no suelen ser muy eficaces. La esencia de la mediación es la voluntariedad, la predisposición al diálogo. Si estás obligando a una persona a que pase por este tipo de procedimiento, va a ir a disgusto y no va a querer colaborar. Creo que la obligatoriedad no es un método adecuado. Pronto se convierte en un trámite burocrático que, como tal, se desprestigia.
Por ejemplo, nosotros tuvimos la conciliación obligatoria en el Código de Procedimiento durante muchos años y fue un fracaso. Se convirtió en un estereotipo en el que se iba, se hacía una comparecencia y se decía “me opongo porque la otra parte no tiene razón y tiene un comportamiento temerario”. Y ya está. Eso, sin embargo, consumía días y un trámite. Tenemos también la conciliación laboral previa a ir a los juzgados de lo laboral en los conflictos individuales de trabajo, que también se ha convertido en un trámite burocrático donde no se trabajan los conflictos en profundidad. Es preferible buscar medidas que, indirectamente, favorezcan la mediación. Desde la persuasión de los ciudadanos a convencer a los abogados de que antes de plantear problemas por la via contenciosa intenten con la mediación.
Tenemos comprobado que cuando los abogados participan en un proceso de mediación y ven que funciona se hacen los primeros propagandistas de la mediación y entusiastas de ella. Porque ven que en muy poco tiempo pueden prestar un excelente servicio a sus clientes, que ellos no pierden su papel ni tampoco pierden la función de su profesión, ni, lógicamente, los legítimos intereses como profesionales.
Profesionales como los psicólogos o trabajadores sociales se quejan de que la mayor parte de acuerdos que se han hecho con el Consejo General del Poder Judicial son con profesionales del derecho. ¿Cree que los juristas están mejor preparados o se está tratando injustamente a los demás?
Lo que pasa es que se parte de un error de concepto. La mediación desde los tribunales no es la única que existe y no va a consistir en que los tribunales se descarguen de trabajo enviando casos a los mediadores, como si fueran pequeños jueces. Siempre hay muchísimos conflictos donde sea que vayas y hay que solucionarlos allí donde están.
Por ejemplo, los administradores de comunidades de propietarios pueden tratar los conflictos in situ con métodos de mediación. Esos problemas ya no irán al juzgado y no hará falta que los devuelva. Los psicólogos también ven conflictos que podrían solucionarse con mediación. Y los notarios se encuentran con muchos conflictos, como actas que se levantan entre socios que se llevan mal, problemas de herencias o compraventas que se han de impugnar. Allí pueden intervenir. Partir de la base de que todos los conflictos están en los juzgados es un error.
¿La Ley de Tasas ha influido de alguna forma en la mediación?
No se ha notado en absoluto. La ley de tasas ha supuesto un recargo pero cuando una persona ve que no hay otra solución que ir a los tribunales no se plantea ir a la mediación. Sacan dinero de debajo de las piedras o se come el conflicto. Pero no por evitar pagar la tasa se va a ir a mediación, entre otras cosas, porque la mediación también cuesta dinero.
Quien lanzó la idea de que con las tasas se acudiría a la mediación no sabía lo que era la mediación. Y tampoco hizo muchos esfuerzos sociológicos, ni de sociología jurídica, para saber que cuando una persona está empecinada en un conflicto, no la van a parar los 50 o 100 euros que tienen que pagar para ir a los juzgados.
¿Qué le ha parecido la dimisión del entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón?
Me ha parecido natural porque el ministro Gallardón ha enfrentado a todos los sectores de la justicia, ha intentado hacer un montón de cosas y que se notara su gestión ante el Ministerio, pero ha cometido el error de que quién mucho abarca poco aprieta. Al final, en la realidiad, efectivo ha hecho poco y allí donde ha incidido lo ha hecho a medias, como fue la Ley de Mediación, la Ley de Tasas o el recorte drástico del personal judicial, la eliminación de los jueces interinos, que ha representado un ERE encubierto en la Administración de Justicia provocando un colapso de la justicia insalvable.
Creo que el motivo concreto por el que ha dimitido es la excusa para apartarse de ahí porque ya hace meses que su gestión ante el Ministerio estaba devaluada y criticada por todo el mundo, incluso por los diputados del propio Partido Popular. Se necesitaba, desde luego, una orientación nueva del ministerio que vaya a por la eficiencia y también a por el diálogo.
El ministro Gallardón no ha sido nunca partidario de la mediación: todo lo ha impuesto. No se pueden hacer grandes reformas de la Justicia imponiendo. Hay que negociar, hay que mediar, ilusionar a los profesionales que trabajan en el ámbito de la Justicia de que es posible solucionarlo pero con medidas racionales y con la ayuda y el empuje de todos.
¿Cuáles son los principales retos de la Justicia española?
Creo que el reto más importante que tiene es la puesta en marcha de una nueva oficina judicial y una racionalización del trabajo y de la estructura de la planta judicial, para adaptarlo a los medios en los que vivimos. Tenemos una estructura de la Administración de Justicia del siglo XIX, basada en pequeñas oficinas judiciales, cuando hoy hace falta todo lo contrario: trabajo en equipos, especialización de todos los operadores -incluidos los abogados- , racionalización de medios e inclusión de métodos alternativos.
El nuevo ministro de Justicia, Rafael Catalá, decía esta semana que una de sus prioridades sería “analizar” y “mejorar” la aplicación de las tasas judiciales. ¿Cree que ésta debe ser una de las prioridades?
Lo de las tasas fue una medida que no solucionó nada. Tampoco ha sido tan drástica; habrá que ajustarla, pero como otras tantas cosas. Los retos que se tienen en la Administración de Justicia son mucho mayores. Todos confiamos en que el nuevo ministro emprenderá el camino acertado.
Tenemos una experiencia con él y es que ha trabajado en el Ministerio muy eficazmente. La gran mayoría de los que le conocimos tenemos un muy buen recuerdo de su gestión, con el pacto por la Justicia, y también por la capacidad de trabajar con consensos, sentándose en la mesa, viendo los problemas y buscando soluciones. Yo soy optimista. La pena es que se ha perdido una gran parte de esta legislatura con poco tiempo para hacer reformas. Pero nunca es tarde si la dicha es buena.
¿Qué opina sobre la suspensión de la consulta catalana por parte del Tribunal Constitucional? ¿Cómo le parece que se está tratando esta cuestión?
Mi opinión como jurista no la puedo decir porque debo guardar silencio del trabajo que se hace por el sistema de justicia y la aplicación de la ley. Como ciudadano y persona que vive en Cataluña, puedo decir que estamos asistiendo a una especie de representación de teatro. Todos sabíamos que el Constitucional iba a hacer esto, todos sabíamos lo que iba a hacer el Gobierno catalán y lo que se iba a producir el 11 de Septiembre. Estamos con una especie de guión.
El problema es que en las obras de teatro hay siempre un planteamiento, un nudo y un desenlace. Aquí se planteó el problema, se enredó como un nudo y parece ser que el autor o los autores no encuentran cómo buscar un desenlace. Pero yo a veces pienso que no es que no puedan verlo, sino que no quieren. Esto da una cierta vida, hay intereses en que sigan estos conflictos latentes y que no encuentren una solución, que es su obligación buscar.
Mientras, el Tribunal Constitucional tiene que cumplir su función y en los casos que se judicialicen, como probablemente veremos en el futuro, los jueces tendrán que jugar su papel. Pero me parece un gran teatro con una obra que está casi toda predeterminada y escrita. Nos falta el final. Un poco de suspense también tiene que haber en la vida.
Laura Farré Jaques. Diariojuridico.com. 03/10/2014
Publicar un comentario

Mediación Monterrey

Mediación Monterrey

Mediación Monterrey. Por una regia y pacífica solución. Creador/Coordinador: José Benito Pérez Sauceda. Mediación Monterrey desde 2008.

Métodos Alternos de Solución de Conflictos de José Benito Pérez Sauceda

Métodos Alternos de Solución de Conflictos de José Benito Pérez Sauceda
Métodos Alternos de Solución de Conflictos: Justicia Alternativa y Restaurativa para una Cultura de Paz por José Benito Pérez Sauceda