Cultura de Paz y Mediación de José Benito Pérez Sauceda

Cultura de Paz y Mediación de José Benito Pérez Sauceda
Pídelo al 01 81 2115 0135

1318. El por qué de los conflictos medioambientales y mineros en el perú y cómo prevenirlos

“Hay muchos recursos sin uso que no reciben inversión y que no generan trabajo. Y todo ello por el tabú de ideologías superadas, por ociosidad […] o por la ley del perro del hortelano, que reza: ‘Si no lo hago yo, que no lo haga nadie”
 -Alan García
Presidente del Perú, 28 de octubre de 2007
Con esta frase de un ex Presidente del Perú, iniciamos un viaje de retroceso a épocas superadas, donde los encomenderos y otros conquistadores impusieron su voluntad a sangre y fuego, por la entonces codicia por el oro y la plata, que eran metales de gran valor para estos grupos.
Los habitantes de las tierras andinas o amazónicas llevan miles de años en las zonas donde se hallan, inclusive mucho mas antes de la formación del imperio Incaico, así los aguarunas- Huambisas y achuares, pueblan la Amazonía desde hace 4 mil años.
En la historia del contacto entre dos pueblos siempre existe un antes y un después, así es necesario recordar como símbolo  lo que acontecía en forma similar en todos los pueblos andinos antes de la llegada de los españoles y que todavía, pese a la represión e intentos de desaparecer se proyectan hasta el presente,  así deberíamos dimensionar el colectivo de resolución de conflictos denominado “Camachico”,  un sistema  de  asamblea   popular, en donde las mujeres  y los Hombres del Ayllu (comunidad) se reunían para debatir públicamente sus problemas políticos, económicos y sociales.... y para ser consultados .....” (1)  Un precedente de las formas preventivas y resolutivas de conflictos mediante el diálogo directo y la oralidad, donde todos escuchan a todos
Algo que demuestra la sabiduría andina y de todos los pueblos originarios de América proyectada al presente en la solución de los conflictos es el término  “chaupi” y que alude al justo medio. Pues creía el sacerdote español Holguín “que los quechuas aman la conciliación de opuestos y valoran a quien logra colocarse al centro, para conducir al todo” (2)
Frente a todo ello, la lamentable “conquista española (1531-1536) constituye un factor de ruptura en el proceso histórico de las regiones andinas. Un acontecimiento que puso fin a un largo período de desarrollo autónomo y que marcó el inicio un largo período de devastadora presencia hispánica en los Andes cuyas consecuencias aún se puede percibir en la actualidad” en la falta de responsabilidad social demostrada por las nuevas empresas americanas, inglesas, hasta chinas ( 3) siendo esto cierto, porque el medieval pensamiento del entonces Presidente de la República Alan Garcia expresado en su artículo titulado “El perro del Hortelano”: “tierras ociosas, porque el dueño no tiene formación ni recursos económicos, por tanto su propiedad es aparente. Esa misma tierra vendida en grandes lotes traería tecnología de  lo  que  se  beneficiaría  también  el  comunero” (4) , es  la misma fórmula aplicada durante toda la colonia y la república con resultados nefastos de genocidio, mas empobrecimiento, contaminación de personas, tierra, fuentes de agua y aire, la misma que nunca ha resultado en nada bueno para beneficio de las comunidades. De hecho este pensamiento de Garcia se semeja al del teólogo español Juan Gines de Sepúlveda, quien en el siglo XVI Escribía en su obra “La Justa Causa de la guerra contra los indios” defensa de la guerra, conquista, servidumbre y explotación de los indios “ ...por naturaleza bárbaros, incultos e inhumanos....Imperio que les traería grandísimas utilidades”(5)
Desde aquellos tiempos hallamos esa forma de división o segregación pues en muchos casos encontramos una tenaz y persistente actitud tradicionalista que creó la conocida “imagen de las dos "repúblicas" bajo un mismo sistema colonial, una "de los españoles" y la otra "de indios". Una dualidad que aún hallamos en los dos últimos siglos republicanos” (6)
La visión de los pueblos originarios al margen de un romanticismo jusnaturalista tiene un sentido real para una verdadera praxis de respeto mutuo, pues esa visión trata de neutralizar el conflicto fomentando la hermandad entre los hombres y entre estos en relación a su madre tierra (pachamama), los lagos, ríos, especies animales y vegetales presentes sobre la misma.
La irracional explotación de tales elementos, considerados simples recursos naturales desde el punto de vista occidental por parte de minorías criollas o acriolladas que se han hecho del Poder Político en alianza con grupos económicos extranjeros desde la llamada Independencia, primero ingleses, luego norteamericanos y de otras naciones inclusive chinos, ha significado también un daño directo contra la vida, el cuerpo y la salud de las mayorías indígenas explotadas cual esclavos en el trabajo forzado en las minas y en la explotación de minerales en la colonia, originando terribles genocidios, debido al esclavismo ( expresado en el trabajo forzado en las minas a través del sistema de las  mitas), de tal modo que en 1650, cuando el Virrey Palata hace un censo, la población indígena “se había reducido a medio millón…cálculos sobre cálculos basados en regresiones sobre los censos españoles que indican la existencia de 12 millones en el esplendor del Tahuantinsuyo, antes de la conquista” (7) , a ello habría que añadir el abuso y contaminación de sus tierras por parte de estas minorías que actuando de una falsa, irreal y única “nación peruana” impuesta a todos los  demás grupos con sus propias costumbres, idiomas, danzas y lenguas, visión no compartida por muchas minorías occidentalizadas de empresarios peruanos, vinculados a empresas extranjeras, quienes no intentan comprender la visión andina de hermandad entre el hombre y su entorno.
El desconocimiento de la existencia de una identidad propia de estos grupos que habitan en terrenos que el gobierno quiere seguir entregando a la explotación foránea, así como el hecho de ignorar, sus derechos ecológicos, económicos mínimos
Argumentando que les darán empleo y que dichos territorios le pertenecen al estado, a todos los peruanos y no solamente a ellos. Una fórmula que ha  convertido ya varios territorios anteriormente poblados de diversas especies vegetales y animales en páramos yermos donde no crece una sola planta y que ha hecho de sus habitantes, pacientes incurables de hospitales de cáncer en sus diversas modalidades y de degeneración genética por el antimonio, el plomo y el cadmio.    hecho que a su vez genera conflictos ambientales relacionados a la contaminación de seres humanos y el entorno natural  y además esencialmente debemos considerar un hecho trascendental que genera el rechazo al dialogo y las desconfianza en las empresas mineras, por parte de las poblaciones andinas y que se origina en la escandalosa distribución de los beneficios y utilidades obtenidas, las mismas que en un ochenta a noventa por ciento van a parar a los bolsillos de las empresas extranjeras y al del elefantiásico y corrupto bolsillo gubernamental. De otro modo no se explica que Huancavelica, Cajamarca, Puno, Cuzco, Piura Cerro de Pasco, los departamentos más ricos en minerales, tengan niveles de pobreza que según el propio INEI  ( Instituto Nacional de Estadística e informática superen el 50%), esta pobreza afecta al 53% de toda la población rural peruana y la extrema pobreza llego en estas zonas a comprender al 19.7% de sus poblaciones, que en el caso de Puno se debe recurrir a la caridad (limosnas). (8).
Finalmente un hecho que agrava este panorama es que las empresas eludan su responsabilidad social empresarial al no implementar políticas de prevención de la contaminación o de lo contrario, habiendo producido daños ambientales, asumir el costo de descontaminar los territorios dañados. Hecho que raramente ha generado conflictos entre el gobierno peruano y estas compañías que se han retirado tranquilamente de las zonas de explotación minera agotada, luego de haber depredado llevándose intactas todas sus utilidades. Explicándose ello en las comisiones ilegales que reciben personalmente los funcionarios del estado al negociar con estas empresas.
Como recientemente se ha difundido en la IV Conferencia anticorrupción, realizada en Septiembre del 2013 por la Contraloría General de la Republica (9) donde se señala claramente que las empresas mineras y petroleras fomentan la corrupción Ha llegado pues el momento en que el rostro de la globalización se muestre en su parte humana y legal, difundiendo una verdadera cultura de la Paz, protegiendo no solo a los habitantes del país sino llegando a prevenir conflictos que ya dañaron y continuarán dañando a toda la humanidad, recordemos que el último pulmón del planeta se halla en la Amazonía
Actualmente debajo del manto falso de la unidad nacional y la igualdad de derechos entre todos los peruanos que se teoriza, en la práctica cotidiana existe una real situación de imposición de la minoría blanco – mestiza aliadas al capital de empresas mineras no socialmente responsables con relación a las mayorías nacionales indígenas o “cholificadas” ( con la mentalización de un mestizaje que supuestamente unifica), la realidad ha sido que el estado se ha alejado cada vez mas y mas de las necesidades de los peruanos del interior y que solo se preocupa de estas poblaciones cuando se trata de explotar los recursos explotables que se hallan en sus territorios. Un sistema legal y de telecomunicaciones represivo que parte por conveniencia de una interpretación anacrónica de la historia y falsas razones nacionalistas, ampara intereses económicos privados de las minorías, debajo de frases “patrióticas” y medidas sancionadoras, supuestamente “a favor de la legalidad”, atentando en realidad contra los derechos naturales de quienes son los habitantes indígenas de los territorios donde se implanta la minería o contra los de aquellos que de uno u otro modo han estado apoyando la causa indígena  Como lo manifiesta Carlos Ivan Degregori en una entrevista a la Asociación Ser.:“En el Perú hay un núcleo duro que desprecia lo rural e indígena.....siendo su mayor plasmación los artículos del Presidente García sobre el “perro del hortelano”. Es el regreso al Perú de los caucheros, donde se desprecia a los ciudadanos de los Andes y de la Amazonía” (10)
Frente a ello pensamos como preventores y resolutores de conflictos que una negociación sustentable debe partir de una real reconocimiento de derechos entre las partes componentes del mismo país, un reconocimiento mutuo de derechos y deberes por un lado y por otro lado extirpar el pensamiento y praxis racista que en forma irracional ha condenado a las masas indígenas a la pobreza y miseria. Un gobierno que encarne esa nueva voluntad de cambio y desarrollo equitativo negociando a nombre de las mayorías nacionales debe considerar que la prospección, explotación y administración de los yacimientos minerales por el inversor, debe realizarse partiendo de una real consulta previa, el aseguramiento y protección de los derechos a la vida y salud de la población, así como a un compromiso real de preservación del medio ambiente y los recursos naturales. Finalmente una justa y equitativa distribución de utilidades que beneficien a los propietarios de las tierras de manera adecuada.
Citas
(1) Francisco Miro Quesada Rada “Democracia directa” editorial San Marcos 1995, p 69
(2) “400 años reformando el alma”, Antonio Zapata, Diario “La República” Lima 10/12/2008,p. 15
(3) http://www.fas.harvard.edu/~icop/manuelburga.html
(4) www.elcomercio.com.pe/.../el_sindrome_del_perro_del_hort.html -
(5) http://www.fas.harvard.edu/~icop/manuelburga.html
(6)  http://www.fas.harvard.edu/~icop/manuelburga.html
(7)Antonio Zapata “El origen de las haciendas”, en el diario “La Republica” 7/8/203 pag.5
(8) Asi van los índices de pobreza en el país , Diario “La Republica” 9/5/2013 Pag. 14
(9) Mineras y petroleras fomentan corrupción. Diario “La Primera” 29/9/2013. Pag. 25
(10 ) www.ser.org.pe
Freddy Ortiz Nishihara. Abogado conciliador, Licenciado en Administración, Capacitador principal en medios alternativos del Ministerio de Justicia del Perú, ponente internacional Argentina, Chile, Ecuador, Venezuela, Perú y docente en varias universidades de Lima. Postgraduado en las universidades de Uppsala (Suecia), Escuela Latinoamericana de la universidad Complutense de Madrid, Univ. de Ciencias empresariales y sociales de Buenos Aires, PUC del Perú. Autor de " La Conciliación Extrajudicial " (editorial San Marcos 2000), " Relatos del sol naciente" (San Marcos 2000)" La Conciliación Extrajudicial en Perú" (editorial San Marcos 2003), "Conciliación Extrajudicial, Justicia Formal Y Arbitraje" (Jurista editores 2010). Director de CERECO PERU Observatorio de Paz y DDHH. Director Honorario de CERECO ESPANA en Perú. Miembro del Comité Científico de la revista MEDIATIO (Universidad de Sevilla). Miembro del Comité Científico y organizador del I y II congresos mundiales ODR.
Publicar un comentario

Mediación Monterrey

Mediación Monterrey

Mediación Monterrey. Por una regia y pacífica solución. Creador/Coordinador: José Benito Pérez Sauceda. Mediación Monterrey desde 2008.

Métodos Alternos de Solución de Conflictos de José Benito Pérez Sauceda

Métodos Alternos de Solución de Conflictos de José Benito Pérez Sauceda
Métodos Alternos de Solución de Conflictos: Justicia Alternativa y Restaurativa para una Cultura de Paz por José Benito Pérez Sauceda